viernes, 14 de febrero de 2014

LOS LAGOS DE NUEVA ZELANDA

Nueva Zelanda  es una tierra de lagos. Tiene 775 que tienen al menos medio kilómetro de largo. El más grande es el lago Taupo con 623 kilómetros cuadrados, el tamaño de Singapur.
La Isla Sur tiene ocho de los diez lagos más grandes. Formados muchos de ellos por los glaciares como los lagos Wakatipu, Tekapo y Manapouri.
El más profundo con 462 metros, es el lago Hauroko, en el oeste de Southland. En el ranking mundial es el dieciseisavo más profundo.
Los hogares neozelandeses dependen principalmente de la energía hidroeléctrica de 60 lagos artificiales.
Hace millones de años Otago central tenía un enorme lago, el lago Manuherikia, pero se fue llenando poco a poco de barro, fósiles de peces y cocodrilos.
La palabra maorí para lago es “roto” de ahí alguno de sus nombres Rotoiti (pequeño lago), Rotomanu (lago de las aves) o Rotomahana (lago caliente).
  
Los lagos de Nueva Zelanda  son el hogar de aves como patos, garzas, cines negros, fochas o gallaretas y gansos.
Los peces nativos, incluyendo anguilas, son difíciles de ver. Más fáciles de detectar son las truchas arco iris y marrón, introducidas en Nueva Zelanda en el siglo XIX.
Los lagos de Nueva Zelanda  también tienen jardines submarinos o flotantes de helechos y otras plantas.

El 38% de los lagos de Nueva Zelanda  se han formado por los glaciares (todos en la Isla Sur), el 16% por los ríos, el 15% por las dunas, el 8% son artificiales, el 5% por deslizamientos de tierra, el 4% por los volcanes (todos en la Isla Norte), el 4% por barreras costeras y el último 10% por otros motivos desconocidos.

En Nueva Zelanda  durante los periodos glaciares la parte más alta de la isla sur estaba cubierta por hielo. Estos glaciares fueron erosionando valles y con frecuencia llevando montones de morrena (rocas y barro) que actuaban como presas naturales. Cuando los glaciares se retiraron dejaron las cuencas que ahora están ocupadas por lagos como es el caso de Manapouri, Wakatipu, Wanaka, Pukaki, Coleridge y Rotoroa. Otro ejemplo es el Lago Turquesa Tekapo, con un color azul-verdoso muy característico, esto está causado por las pequeñas partículas en suspensión (llamadas harina de roca) que han sido molidas de la roca subyacente por los glaciares.

Los lagos volcánicos de Nueva Zelanda  se limitan esencialmente a la zona volcánica de Taupo y el área de alrededor de Auckland. Los lagos Taupo y Rotorua llenan calderas, que son enormes depresiones volcánicas provocadas por el colapso de la tierra después de una gran erupción de ceniza. Otros lagos volcánicos son causados por erupciones explosivas que forman cráteres o por flujos de lava y depósitos de ceniza que bloquean el drenaje de los ríos.

Otro tipos de lagos existentes en Nueva Zelanda  son los formados por los ríos, las dunas, el deslizamiento de tierras y los lagos de barrera costeras, todos ellos formados por procesos naturales que cambian la cuenca hidrográfica y como causa se acumula agua, cuando un río cambia su rumbo durante una inundación, parte del antiguo canal deja un lago detrás.

El Lago Waikaremoana se formó por un deslizamiento de tierra y el Te Waihora (Lake Ellesmere) fue la causa de las fuertes corrientes del norte a lo largo de la costa que formó una barrera con grava costera.


Además en Nueva Zelanda  se han creado más de 60 lagos artificiales para generar energía y para el suministro de agua. Incluida una cadena de lagos en el río Waikato y en muchos ríos de la parte baja de la isla Sur. El lago Benmore, en el río Waitaki, es el mayor lago artificial de Nueva Zelanda con una superficie de 74 kilómetros cuadrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips