miércoles, 16 de octubre de 2013

WAITOMO GLOWWORM CAVES – CUEVAS LUMINOSAS DE WAITOMO

De renombre mundial y un imán para los visitantes locales y extranjeros, es una visita obligada para cualquier viajero. Las luciérnagas, Arachnocampa luminosa, irradian su luz inconfundible.  Existe otra Glowworm Cave en Te Anau, en la Isla Sur, pero no es tan espectacular.

Estas cuevas fueron exploradas por primera vez en 1887 por el jefe maorí local Tane Tinorau acompañado por el topógrafo inglés Fred Mace, aunque los maorís de la zona ya conocían estas cuevas nunca antes habían sido estudiadas. Fabricaron una balsa con tallos de lino y con tan solo la iluminación de unas velas se adentraron en ellas.



Al entrar en la Cueva de Waitomo, su primer descubrimiento fue una gran cantidad de luces brillantes que salpicaban el techo de la cueva, las luciérnagas. A medida que sus ojos se iban acostumbrando a la oscuridad el número de luces se multiplicaba y el reflejo en el agua era grandioso.  Empujándose con un palo lograron llegar a un terraplén, desembarcaron y exploraron los niveles más bajos de la cueva donde encontraron insignes decoraciones rupestres.

Satisfechos con su descubrimiento volvieron muchas veces para estudiar el lugar más a fondo.  Después de muchas visitas descubrieron una entrada que es la que se usa hoy en día para los visitantes. En 1889 Tane Tinorau abrió las Waitomo Glowworm Caves a los turistas y junto con su esposa Huti hacían visitas guiadas por ella. En 1906 el gobierno asumió la administración de las Cuevas luminosas de Waitomo.

En 1989, casi 100 años después, las Waitomo Glowworm Caves fueron devueltas a los descendientes de los propietarios originales. La gran mayoría del personal que emplean hoy en día son descendientes directos del Jefe Tane y su esposa Huti.



Waitomo Glowworm Caves se formó hace 30 millones de años, existen dos niveles. El nivel superior está seco e incluye la entrada a la cueva y las formaciones conocidas como las Catacumbas, los tubos del órgano y la cámara de banquetes. La planta baja consta del pasillo de la corriente y la Catedral, esta es la cueva más grande. Es mundialmente conocida por su magnífica acústica debido  a su peculiar forma y a su superficie rugosa. Muchos cantantes y coros famosos han realizados aquí conciertos.

Otra maravilla de las Cuevas luminosas de Waitomo es el Tomo. Es una columna de 16 metros de piedra caliza que marca el curso de una antigua cascada por la que hoy en día corre el flujo del agua de la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips