jueves, 19 de diciembre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: Los 10 mejores destinos para los que tienen pocos días / 2ª parte



5.- Disfrutar de la mejor caminata del mundo

El título de “mejor caminata del mundo” no se otorga a la ligera, pero así es exactamente como se conoce internacionalmente “Milford Track”. Sus 53 kilómetros de sorprendente y natural magnificencia se encuentran en el Parque Nacional de Fiordland, en el suroeste de la Isla Sur. El recorrido está recomendado hacerlo en unos 4 días y durante estos días nos encontraremos con imponentes cascadas, bosques florecientes e impresionantes montañas. Para hacer cualquiera de los Grandes Paseos de Nueva Zelanda se debe comprar un pase del Departamento de Conservación.

6.- Visitar Stargaze e el Parque Nacional Aoraki / Mt Cook

Este Parque Nacional en la Isla Sur forma parte de la única Reserva Internacional de Cielo Oscuro de Nueva Zelanda. El increíble cielo nocturno en esta parte del país es uno de los mejores lugares del mundo para mirar y mirar las estrellas. Junto con los paisajes espectaculares que lo rodean a nivel del suelo, el hecho de que casi no haya luz ni contaminación del aire en esta parte del mundo hace que la observación de estrellas sea tan impresionante.

7.- Recorrer el sendero costero de Abel Tasman

El parque nacional más pequeño de Nueva Zelanda, Abel Tasman, se encuentra en la costa norte de la Isla Sur. Su entorno costero ofrece un gran equilibrio entre paisajes, relajación y actividades de aventura, incluida la famosa ruta costera Abel Tasman, una de las nueve “grandes caminatas” de Nueva Zelanda. La ruta serpentea a lo largo de toda la franja costera, ofreciendo hermosas vistas y una experiencia “salvaje” al aire libre. A cada paso podemos ver la perfección escénica, desde acantilados de granito hasta aguas cristalinas pasando por vegetación virgen. Un punto destacado es Onetahuti Beach. Por un tema de mareas, algunos de los pasos a lo largo de la ruta, solo están abiertos por un tiempo limitado, mejor verificar el horario de las mareas antes de hacerlo. La pista tiene un total de 54 kilómetros que se aconseja hacerlos en cinco días.

8.- Explorar las cuevas Glow Worm en Te Anau

La última recomendación de la isla sur. Todos hemos oído hablar de cascadas, volcanes y glaciares, pero esta experiencia quizás mucha gente no sabe ni que existe. O si has oído posiblemente sea de las cuevas de luciérnagas existentes en la Isla Norte en Waitomo. Pero vamos a hablar de esta otra que es mucho menos conocida y menos visitada. En lo profundo de un intrincado mundo subterráneo, junto al lago Te Anau, en la Isla Sur, se encuentran las mágicas cuevas de luciérnagas de Te Anau. Después de un pintoresco viaje en bote por el lago Te Anau, se llega a las cuevas, la visita te dejará sin palabras, como cada una de las experiencias de Nueva Zelanda.

9.- Visitar el Monte Taranaki

Llegamos a la Isla Norte. Una mirada casual al volcán más perfectamente formado de Nueva Zelanda es suficiente para comprender por qué la sombra inminente del Monte Taranaki atrae a visitantes de todo el mundo. El volcán tiene aproximadamente 120.000 años y entró en erupción por última vez en 1775. Todos quieren conquistar este volcán que afortunadamente se encuentra en estado latente y se ha convertido en la montaña más escalada de Nueva Zelanda, se suele tardar entre 6 y 8 horas.

10.- Pasar una tarde con una tribu maorí en Rotorua

Una visita a la aldea maorí de Tamaki en Rotorua nos sumergirá en la cultura maorí y nos presentará tradiciones que se remontan a miles de años. Nos darán la bienvenida con una antigua ceremonia, a continuación nos ofrecerán una exhibición de armas y acabaremos con una fantástica fiesta con una cena de tres platos. Esta es una conmemoración única de la herencia maorí y se ha convertido en la atracción más famosa de la cultura maorí de Nueva Zelanda.

jueves, 5 de diciembre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: Los 10 mejores destinos para los que tienen pocos días / 1ª parte


Nueva Zelanda es un lugar bastante grande, con una gran cantidad de cosas que hacer y ver. En caso de no tener muchos días para visitarla os dejo aquí una pequeña ayuda para saber lo imprescindible para visitar.



1.- Visitar la Catedral de Cartón en Christchurch

Empezamos en la Isla Sur, la segunda ciudad más grande de Nueva Zelanda y considerada como la puerta de entrada a la Isla Sur, ha sido nombrada segunda en la lista de lugares que visitar en la revista New York Times de 2014. Parte de la razón de esto es la increíble regeneración que ha tenido lugar dentro de la ciudad en los últimos años. Después de sufrir una serie de terremotos devastadores entre 2010 y 2011, una Christchurch creativa, vibrante y totalmente resistente está comenzando a florecer debajo de los escombros. Un excelente ejemplo de esto es la increíble Catedral de Cartón. La Catedral original sufrió graves daños durante los terremotos, y el arquitecto Shigeru Ban diseño esta peculiar estructura como pro-catedral de transición de la Diócesis Anglicana de Christchurch y que hoy en día es el edificio más fotografiado de la ciudad.

2.- Hacer un crucero por Milford Sound

Seguimos en la Isla Sur. Dominando la costa suroeste de la isla Sur de Nueva Zelanda se encuentran los fiordos en el Parque Nacional Fiordland. Hay 14 en total, y cada uno es una maravilla única y natural, siendo el más famoso de todos Milford Sound. Rudyard Kipling lo describió una vez como la “octava maravilla del mundo”, esto es suficiente para saber con seguridad que un viaje en barco nos asombrará, pero también caminar o hacer un vuelo en helicóptero. Los cruceros diarios son los más populares y el paisaje que nos rodea nos dejará sin aliento, rodeado de cascadas por todos los lados que fluyen por las laderas adyacentes e imponentes. Milford Sound es un espectáculo para la vista durante todo el año. Las lluvias primaverales realmente dan vida a las cascadas, mientras que el hielo y la nieve del invierno envuelven el fiordo y sus ladras en una niebla fría y espeluznante. Afortunadamente Milford Sound es el único fiordo en el parque accesible por carretera.

3.- Viajar en el tren TranzAlpine

El recorrido de este tren ha sido aclamado como uno de los viajes en tren más pintorescos del mundo. Ofrece la oportunidad de ver algunos de los mejores paisajes que Nueva Zelanda tiene para ofrecer. El tren circula cada día entre Christchurch y Greymouth y viceversa, serpenteando las montañas de los Alpes del Sur, los glaciares y las gargantas hasta llegar a su destino en la costa este de la Isla Sur.

4.- Visitar los glaciares Fox y Franz Josef

La costa oeste de la Isla Sur es el hogar del País de los Glaciares de Nueva Zelanda que se encuentra en el Parque Nacional Westland Tai Poutini. Las enormes capas de hielo crean paisajes fantásticos, sin mencionar una serie de actividades de aventura que ofrece se ofrecen. Los glaciares más populares son el Fox y el Franz Josef y podemos decir que la mejor manera de verlos es desde el cielo, se ofrecen muchas excursiones en helicóptero. Pero tampoco se pueden descartar las caminatas sobre el hielo y recorridos en quads.

jueves, 21 de noviembre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: Los 10 mejores destinos de la Isla Norte


La Isla Norte de Nueva Zelanda a veces se pasa por alto porque no tiene el mismo paisaje espectacular que la Isla Sur y los paisajes montañosos son menos frecuentes que en su isla hermana del sur. A pesar de ello, hay muchas actividades y experiencias culturales increíbles así como algunas maravillas naturales majestuosas.

1.- Disfrutar de una auténtica experiencia maorí

Una visita a la aldea maorí de Tamaki en Rotorua nos sumergirá en una cultura que se remonta a miles de años. Hay que aprovechar la oportunidad de experimentar una serie de tradiciones maoríes, incluida una antigua ceremonia de bienvenida, exhibiciones de armas (no tan amenazantes como parece), y terminar la visita con una fantástica fiesta de tres platos al final del recorrido. Es una conmemoración única de la herencia maorí, y se ha convertido en la atracción de cultura más galardonada de todo Nueva Zelanda.

2.- Ver un partido de rugby en Eden Park

Si tienes la suerte de estar en la isla Norte durante la temporada de rugby, entonces tienes que visitar Eden Park. No solo es el estadio más grande de Nueva Zelanda, sino que también es el hogar de los All Blacks y el punto focal del deporte nacional del país. Nueva Zelanda es una fuerza dominante en el rugby internacional en este momento, y este estadio es su fortaleza, además de ser el hogar del equipo local de Auckland.

3.- Visitar Wellington

Wellington es la capital más austral del mundo y es sin duda una pequeña ciudad muy peculiar con una gran reputación. Con una población de poco más de 200.000 habitantes (sin contar el área metropolitana), ciertamente supera su peso en términos de destinos memorables. Culturalmente los visitantes pueden elegir entre una variedad de galerías, teatros y museos, mientras que hay una asombrosa cantidad de bares y restaurantes fantásticos, especialmente en la famosa calle Cuba.

4.- Visitar las cataratas de Whangarei

Justo al norte de Auckland, la cascada de Whangarei es un lugar realmente espectacular. Un sendero peatonal rodea el perímetro y se puede contemplar mientras el agua truena desde una altura de casi 30 metros.

5.- Navegar por la Bay of Islands

Un corto recorrido hacia el norte de Auckland nos lleva hacia Bay of Islands, al noroeste de la ciudad de Russell. La costa está llena de pequeñas islas subtropicales, y es un paraíso escondido para aquellos que quieran disfrutar de pintorescas playas, aguas cristalinas y abundante vida marina.

6.- Visitar Auckland

Un viaje a la ciudad más grande y diversa de Nueva Zelanda no te dejará sin cosas que hacer. La ciudad está ubicada entre dos hermosos puertos y tiene innumerables museos, restaurantes y lugares de interés. Entre las atracciones más populares se encuentra la famosa Sky Tower. Y desde Auckland se pueden hacer excursiones de un día a las Islas Rangitoto y Waiheke.

7.- Explorar el Parque Nacional de Tongariro

Aunque la Isla Norte no es especialmente conocida por su paisaje en comparación con la Isla Sur, el Parque Nacional de Tongariro ofrece impresionantes vistas y majestuosos paisajes volcánicos. Los visitantes pueden experimentar fantásticas vistas de tres pintorescos volcanes y culturalmente significativos, son el Mt. Tongariro, Mt. Ruapehu y Mt. Ngauruhoe, este último se dio a conocer después de aparecer en la trilogía de El Señor de los Anillos como el Monte del Destino.

8.- Darse un chapuzón en uno de los muchos manantiales geotérmicos

La Isla Norte está llena de volcanes y actividad sísmica, y un resultado maravilloso de esto es una extraordinaria cantidad de aguas termales naturales. Un baño relajante en una de las piscinas es un imprescindible.

9.- Visitar el pueblo enterrado en Rotorua

Hace más de 100 años, la erupción del monte Tarawera enterró un pueblo entero. Los restos están ahora abiertos al público, junto a las ruinas excavadas de la aldea hay un museo que detalla la historia de la erupción.

10.- Visitar un local de cervezas artesanales

En la zona de Auckland se producen algunas de las mejores cervezas artesanales de Nueva Zelanda y se están convirtiendo en un destino popular para los amantes de la comida y la bebida, en busca de un giro único que nos dan los Kiwis en varios estilos internacionales de elaboración de cerveza. Se pueden hacer tours organizados donde se da una explicación detallada de todo el proceso de elaboración, uno de los locales más conocidos es Hallertau Brewery a tan solo veinte minutos en coche de Auckland, en Kumeu, pero podemos encontrar otras por la zona.

jueves, 7 de noviembre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: Los 10 mejores destinos de la Isla Sur


Queenstown
La Isla Sur de Nueva Zelanda es más grande que su isla hermana del norte, pero menos densamente poblada. Debido a esto se ha convertido en un paraíso para aquellos que buscan algunos de los paisajes más espectaculares del mundo, sin el caos y el bullicio turístico que cabría esperar de un lugar así. El paisaje de gran parte de la Isla Sur se hizo famoso después de la adaptación al cine de la trilogía de El Señor de los Anillos y de El Hobbit, pero hay mucho más que ver y hacer además de seguir los pasos de Frodo. Aquí os dejo los que creo son los mejores.

1.- Visitar la ciudad de Christchurch

Christchurch es la segunda ciudad más grande de Nueva Zelanda y se conoce coloquialmente como la puerta de entrada a la Isla Sur, a la vez que es el punto de partida oficial para varias expediciones antárticas. Sin embargo, descartar a Christchurch como simple peldaño sería un gran error. Después de los terremotos de 2011, Christchurch está comenzando a florecer como una ciudad moderna, vibrante y creativa.

2.- Visitar los glaciares Fox y Franz Josef

La costa oeste de la Isla Sur es el hogar de los glaciares de Nueva Zelanda. Los dos glaciares más populares son el Fox y el Franz Josef que, además de ofrecer innumerables oportunidades para la aventura, brindan un impresionante telón de fondo de renombre mundial para cualquier actividad que se decida hacer. Estos dos glaciares se encuentran en el Parque Nacional Westland Tai Poutini y recomendamos encarecidamente una caminata guiada en cualquiera de ellos, o en ambos si se tiene el tiempo suficiente. Si quieres ir un paso más allá recomendamos también considerar la posibilidad de hacer un recorrido en helicóptero.

3.- Visitar uno de los más impresionantes lagos de Nueva Zelanda

Justo al oeste de Queenstown encontramos el lago Wakatipu, es el tercer lago más grande de Nueva Zelanda, y está rodeado por todos sus lados por picos espectaculares. Un viaje en Kayak por el lago es una forma fantástica de apreciar este pintoresco paisaje, también hay muchas rutas de senderismo que bordean el lago. Alternativamente, el lago Tekapo se encuentra a pocas horas al sudoeste de Christchurch, y además de ser un espectáculo colorista, ofrece la oportunidad para que los observadores de estrellas miren con asombro después del atardecer dentro de lo que es la Reserva de Cielo Oscuro de la UNESCO.

4.- Encontrar la vida marina en Kaikoura

Kaikoura es una pequeña y encantadora ciudad de la costa este con una gran reputación en la observación de ballenas. Se ofrecen viajes durante todo el año, lo que brinda la oportunidad de ver algunos de estos enormes mamíferos. Para aquellos que buscan un poco más de aventura se puede volar en avión o helicóptero para verlo desde cierta perspectiva diferente. Y si quieres un espectáculo increíble sin ni siquiera salir de tierra firme, echa un vistazo a las crías de foca que juegan en la cercana cascada de Ohau.

5.- Visitar Milford Sound

Totalmente cautivador Milford Sound es el fiordo más conocido e impresionante de Nueva Zelanda. Ubicado en el Parque Nacional de Fiordland, Milford Sound se extiendo por 16 kilómetros hasta llegar al océano abierto, y es uno de los fiordos por donde se puede caminar, practicar kayak o simplemente apreciar el paisaje espectacular.

6.- Zambullirse en el lago Wanaka

Si sentarse y admirar el paisaje te deja con ganas de algún tipo de aventura más extrema, el lago Wanaka puede ayudarte a solucionarlo, donde se pueden realizar una gran variedad de actividades al aire libre como rappel en cascada, escalda, buceo… está considerado uno de los lugares más vírgenes del país.

7.- Disfrutar de seis de los nueve grandes paseos de Nueva Zelanda

Los entusiastas de las caminatas que visitan la isla Sur tienen muchas opciones cuando se trata de elegir una de las muchas famosas rutas para caminar. De las principales pistas y senderos del país, seis se encuentran en la Isla Sur, Estas pistas costeras son la de Milford, Routeburn, Kepler, Rakiura, Heaphy y Abel Tasman. Cada una ofrece una perspectiva única y encantadora de una parte diferente de la Isla Sur, algunas de estas pistas pueden llevarte hasta una semana completarla.

8.- Buscar emociones en Queenstown

En el centro del turismo de aventura de Nueva Zelanda se encuentra la ciudad de Queenstown, que atrae a adictos a la adrenalina y a más visitantes ocasionales de todo el mundo. Hay mucho que hacer, como esquí, puénting, pesca, paracaidismo…, todos disponibles en varias montañas cercanas al lago Wakatipu. Todas estas actividades se llevan a cabo en un contexto de espectaculares vistas alpinas, en este caso de las llamadas “Remarkables” y con las prístinas aguas azules del lago Wakatipu.

9.- Pasear por la costa en el Parque Nacional Abel Tasman

Podría decirse que la mejor región costera de Nueva Zelanda se encuentra en el Parque Nacional Abel Tasman, es el lugar con más horas de sol de todo el año, por lo que es un gran destino en cualquier temporada. Hacer una caminata por las arenas doradas no tiene precio, pero desconfía de las mareas de la zona que sorprenden a muchos visitantes y acaban mojados.

10.- Catar sus vinos

Nueva Zelanda es ampliamente apreciada por producir algunos de los mejores vinos del mundo en varias de sus regiones vinícolas de la Isla Sur. Es una visita obligada alguno de sus viñedos en la parte norte de la Isla Sur y probar sus aclamados internacionalmente Sauvignon Blanc, Pinot Noir o Chardonnay.

jueves, 24 de octubre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: Costa de Auckland


En este post os proponemos conocer la Costa de Auckland en tres días.
Día 1: Pasar un día en Waiheke Island
Se toma un ferry hasta la isla que dura unos 40 minutos. Se puede ir con nuestro propio coche o una vez en la isla se puede alquilar una bicicleta de montaña, una moto o un automóvil, o nos podemos mover utilizando autobuses y taxis públicos.
El golfo de Hauraki alberga una selección de hermosas islas, la más conocida de ellas es la isla de Waiheke. A veces llamada “Isla del Vino”, es un destino favorito durante todo el año con algo que hacer para todos los gustos, desde recorridos por sus viñedos hasta visitas a estudios de arte o simplemente relajarse en una playa aislada. También encontramos una gran variedad de actividades al aire libre como kayak, equitación, golf, tiro al plato, tiro con arco…
En cuanto al tema de playas las de arena blanca en Oneroa, Palm Beach y Onetangi son perfectas para nadar, hacer kayak…
Si te gusta pasear puedes explorar los senderos que serpentean a lo largo de los acantilados de la isla. En el extremo más oriental encontramos un camino llamado Stony Batter que nos lleva hasta un lugar que se utilizó como defensa en la Segunda Guerra Mundial y que cuenta con el sistema de túneles subterráneos más grande de todo Nueva Zelanda.

Día 2: Explorar la ciudad de Auckland
El día de hoy lo dedicaremos a explorar la vibrante “Ciudad de las velas” con una gran variedad de actividades y atracciones.
Una buena opción para obtener buenas vistas es la Sky Tower con vistas de 360 grados de la ciudad más grande de Nueva Zelanda. Además es un lugar donde poder realizar un SkyWalk o un SkyJump. Pero para los que prefieren mantener los pies en tierra firme también existe una gran cantidad de opciones.
La tarde es el momento perfecto para visitar algunos de los conos volcánicos de la ciudad, puedes subir al Monte Eden donde además podrás ver el atardecer sobre la ciudad o llegar a Rangitoto en un kayak.
Día 3: Visita de la Costa Oeste de Auckland
La costa oeste de Auckland es una costa accidentada barrida por el viento, con largas playas de arena negra y una prístina selva tropical.
Es una costa salvaje con playas como Whatipu, Karekare, Phija, Bethells y Muriwai, con una belleza remota e indómita y se encuentran a tan solo una una del centro de Auckland.
Playa Karekare, es una de las más magníficas de la zona y su casi aislamiento se suma a su impresionante belleza natural. Esta playa se hizo famosa gracias a la película ganadora de un Óscar, El Piano. Además podemos ver las pintorescas cataratas de Karekare que están a tan solo unos minutos caminando hacia el interior.
Playa Piha, esta playa es popular entre los surfistas experimentados y justo delante de la playa encontramos Lion Rock, una pequeña isla.
Playa de Bethells (Te Henga), es más pequeña que las otras playas, con una sensación muy acogedora, tiene una laguna poco profunda antes de que el río llegue al mar. Hay un sendero, Te Henga Walkaway, que nos lleva al norte de la playa a una zona algo más aislada, O’Neill Bay, otro lugar favorito entre los surfistas.
Playa Muriwai, es una impresionante zona costera con senderos desde lo alto de un acantilado hasta una enorme colonia de alcatraces, con fácil acceso y plataformas de observación. La colonia de alcatraces tiene aves para poder observar desde agosto hasta marzo. Esta playa escarpada se extiende a lo largo de 60 kilómetros y solo es interrumpida por arroyos y ríos, donde el viento azota frenéticamente lo que la hace una de las playas de surf de arena negra más espectaculares de Nueva Zelanda.
Whatipu se encuentra en la entrada del puerto de Manukau. En este lugar se perdieron muchos de los primeros barcos que llegaron. Nos ofrece hermosos senderos costeros que conducen a las famosas Cuevas de Whatipu.

jueves, 10 de octubre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: Una semana en la Tierra Media


Este recorrido es para hacer en 7 días y se recorre un total de 1.153 kms.

Día 1: de Auckland a Whitianga

Unos 208 kilómetros que se pueden hacer en tres horas y media o menos.
Nuestro viaje nos lleva desde el emocionante centro urbano de Auckland hasta el paraíso costero de Coromandel. Este es uno de los destinos favoritos de vacaciones de los kiwis, con selvas, deslumbrantes playas de arena blanca y pintorescas calas.
Podemos visitar Cathedral Cove, Hot Water Beach donde puedes cavar tu propio spa natural, ojo con esta visita que debe ser dentro de las dos horas posteriores a la marea baja ya que de otra manera no se puede acceder a esta playa. Puedes pasar la noche en Whitianga, tiene una gran variedad de alojamientos y restaurantes, con un excelente marisco.

Día 2: de Coromandel a Rotorua via Hobbiton

Unos 232 kilómetros que se pueden hacer en un poco más de tres horas.
Desde Coromandel nos dirigimos a Matamata, donde podemos encontrar el set original de las películas de Tolkien “El Señor de los Anillos” y su pueblo más emblemático, Hobbiton. Con su encantadora comunidad de “agujeros” Hobbit de tamaño natural. Se puede disfrutar de una visita guiada por La Comarca donde os explicarán toda la historia de los procesos de filmación del lugar. Lo mejor, pararse a tomar una cerveza en la Posada del Dragón Verde.
Después continuamos camino hacia Rotorua, una de las zonas con mayor actividad geotérmica del mundo donde además podremos disfrutar de un espectáculo maorí y de una tradicional cena Hangi

Día 3: pasar un día explorando Rotorua

Rotorua es una fascinante mezcla entre actividad geotérmica, cultura maorí, aventuras… es una región que ofrece multitud de experiencias y vale la pena gastar un día completo en ella.
Podemos explorar las burbujeantes piscinas de lodo y los geiseres del Valle Termal de Whakarewarewa, visitar Te Puia o Tamaki Maori Village donde poder experimentar la cultura maorí y aprender sobre la fascinante historia de los pueblos indígenas de Nueva Zelanda.
Para aquellos que aman el aire libre hay muchas posibilidades de caminar o ir en bicicleta de montaña por la gran red de senderos que serpentean los bosques gigantes de Redwoods.

Día 4: de Rotorua a Waitomo

Son unos 139 kilómetros que se hacen en casi dos horas.
Salida hacia Waitomo donde podremos descubrir múltiples localizaciones de filmación. Primero hay que hacer una parada y explorar Cambridge y su variedad de opciones de tiendas y cafés, también nos podemos detener en Otorohanga Kiwi House para conocer al ícono nacional de Nueva Zelanda.
Se pueden recorrer los bosques y los acantilados de piedra caliza utilizado para la localización de la filmación de El Señor de los Anillos y El Hobbit, se puede hacer una visita guiada.
Otra opción es explorar las fascinantes cuevas de Waitomo, un laberinto subterráneo de túneles y ríos que se encuentran debajo de las verdes tierras de cultivo. A Peter Jackson le encantó la calidad acústica de estas cuevas y grabó alguna de las secuencias de The Hobbit: Unexpected Journey.

Día 5: de Waitomo a National Park

Son 143 kilómetros en unas dos horas y llegaremos hasta las puertas del Monte Tongariro y del Monte Ruapehu.
Hemos de ir hacia el sur, hacia el Monte Ruapehu, en la meseta central. Es conocida por su belleza montañosa y desolada. Esta ubicación se uso como lugar de filmación de algunas de las escenas de Mordor en la Trilogía de El Señor de los Anillos. La región de Ruapehu ofrece una gran cantidad de actividades, desde rutas de senderismo hasta rafting y esquí de invierno. El Ohakune Old Coach Road es un sendero muy popular que se recorre en medio día y transcurre por un camino de adoquines que una vez se uso para unir dos extremos de la línea principal de ferrocarril antes de que finalmente se conectara en 1909.

Día 6: Tongariro Alpine Crossing

Para poder apreciar verdaderamente los brillantes lagos esmeralda, los paisajes volcánicos y las espectaculares vistas de las montañas de la región de Ruhapehu es aconsejable hacer el Tongariro Alpine Crossing.
Esta caminata de un día a sido considerada como una de las mejores del mundo, con impresionantes vistas a los tres volcanes más imponentes de la meseta, con sus antiguos flujos de lava y los respiraderos de vapor todavía activos. Los fans de El Señor de los Anillos reconocerán la forma del Monte Ngauruhoe como Orodruin o el Monte del Destino.

Día 7: de National Park a Wellington via Taupo

Son como 100 kilómetros que se hacen en menos de una hora y media.
La mejor opción es tomar un vuelo por la mañana desde Taupo hasta Wellington, la capital de Nueva Zelanda.
Ubicado en el extremo sur de la Isla Norte, Wellington alberga los estudios Weta y la Weta Cave. Aquí se puede ver como se hace la magia del cine, “behind-the-scenes”. Se puede pasar el resto del viaje disfrutando de la gastronomía y de la oferta vinícola de la ciudad, visitando museos, galerías de arte o tomando el teleférico que va al mirador de kelburn para disfrutar de las vistas del puerto.

jueves, 26 de septiembre de 2019

VIAJAR A NUEVA ZELANDA: RUTA ESCENENICA DEL SUR De Invercargill a Queenstown – Segunda Parte


Queenstown Nueva Zelanda
Y a partir de aquí entramos en la última etapa de nuestra ruta, de Te Anau hasta Queenstown. Este recorrido nos llevará 170 kilómetros en unas dos horas.
Queenstown
Esta ciudad está rodeada de majestuosas montañas y enclavado a orillas del lago cristalino de Wakatipu. Puede ser el punto de partida de finalización de tu viaje a través de la Ruta Escénica del Sur de Nueva Zelanda.
El área de Queenstown ha capturado corazones e imaginaciones desde que los primeros maoríes vinieron en busca del pounamu o “piedra verde” (son diferentes tipos de piedras de color verde entre las que se incluye el jade) y el pájaro gigante Moa. Más recientemente han sido los mineros en busca de oro, los aventureros, los cineastas y los entusiastas de vino los que se han sentido atraídos por esta región mágica y por su intensa energía.
Con una reputación como principal destino de turismo de Nueva Zelanda Queenstown, ofrece millones de opciones diferentes para inspirarte y sentirte revitalizado. Si estás buscando descargar adrenalina no existe un lugar mejor en el mundo, te puede ofrecer muchas actividades que harán que tu sangre fluya hasta cada rincón de tu cuerpo. Pero también podrás relajarte con actividades más tranquilas como jugar al golf, explorar sus alrededores a pie o en bicicleta, probar sus galardonados vinos de Central Otago…
Arrowtown Nueva Zelanda
Arrowtown
Cerca de Queenstown, a unos 20 kilómetros, se encuentra el pintoresco pueblo de Arrowtown, perfecto para descubrir la rica historia de la minería del oro. Este pueblo es una combinación perfecta de pasado y presente, donde podemos encontrar antiguas casas de mineros junto con boutiques, galerías y cafés. Esta antigua ciudad minera de oro es rica en patrimonio y uno de los destinos emblemáticos para visitar en la Isla Sur de Nueva Zelanda.
Está construida a orillas del río Arrow, en 1862 miles de mineros acudieron en masa al río Arrow al grito de ¡oro!, en el apogeo de la fiebre del oro la población alcanzó los 7.000 habitantes. Aunque los mineros se hayan ido, el legado de los mismos se ha mantenido en esta población a través de una cuidadosa preservación y se ha convertido en un tesoro por derecho propio.
El otoño en Arrowtown es casi una cita ineludible ya que es famoso por ser uno de los lugares más increíbles de Nueva Zelanda donde experimentar los colores de las cuatro estaciones y los colores otoñales proporcionan una impresionante visita entre abril y mayo.
Glenorchy Nueva Zelanda
Glenorchy
A 46 kilómetros al noroeste de Queenstown, en el extremo norte del lago Wakatipu, se encuentra esta encantadora población, es el paraíso en la tierra. Está rodeado por magníficas montañas cubiertas de nieve, lagos y ríos prístinos, antiguos bosques de hayas y en el límite de los parques nacionales de Mount Aspiring y Fiordland. Este enclave ha sido escenario de muchas películas entre ellas de El Hobbit y de El Señor de los Anillos. Hay una gran variedad de opciones de alojamiento, así como numerosas actividades.
Los asentamientos cercanos de Kinloch y Paradise también son conocidos por sus impresionantes paisajes y su entorno tranquilo. Son entrada a algunas excursiones de varios de días de fama mundial como es el Routenburn Track.
Para caminatas más cerca de la ciudad están Glenorchy Walkway, un paseo de una o dos horas y la zona de Whakaari y Mt Judah donde se encuentran los restos de minas de sheelita, y donde hay caminatas de entre dos y diez horas.
Entre las actividades interesantes que puedes hacer en Glenorchy están recorrer la zona a caballo, viajar al corazón del país glaciar en bote o kayak, realizar un impresionante vuelo panorámico, saltar en paracaídas… La magia de Glenorchy toca a todos lo que lo visitan.
Kingston
Ubicado entre las montañas Eyre y Hector Range, Kingston se encuentra en el extremo sur del lago Wakatipu y en la frontera de Otago y Southland y a unos 45 minutos en coche del centro de Queenstown y de camino te lleva un trecho la carretera de Devil’s Staircase (la escalera del diablo), esta carretera serpentea entre el lago Wakatipu y la cordillera de los Remarkables con vistas espectaculares. La mejor parada para tomar fotos es desde el mirador en la parte superior de Devil’s Staircase.
La población de Kingston fue una vez importante enlace de transporte entre los campos de oro del distrito de Wakatipu y los puertos de embarque de Dunedin e Invercargill.

Blogging tips